Los coches autónomos y sus posibilidades

Compromiso con el planeta

El coche autónomo, que se conduce solo y nos lleva, es una realidad cada vez más cercana. Los hemos visto durante muchos años en las películas y es posible que, dentro de poco, sea algo habitual en nuestras calles.

¿Sabes cuál es la historia del coche autónomo? ¿Cómo funcionan o qué ventajas tienen?

Te contamos todo lo que debes saber sobre el coche autoconducido, porque nos va a cambiar la vida.

Qué es un coche autónomo

Un vehículo autónomo es aquel que no necesita del control por parte de conductores humanos para conducirse de manera segura.

Desde coches hasta camiones autoconducidos, el vehículo autónomo todavía se encuentra en sus primeras fases, pero está llamado a revolucionar el transporte, tanto de personas como de mercancías.

Cómo funciona un coche autónomo

Ya que no tienen un piloto humano que use sus ojos, brazos o piernas para manejar el vehículo, los coches autónomos dependen de sensores de todo tipo. Por ejemplo, los coches autónomos de Uber usan 64 láseres junto con otros sensores, mientras que los prototipos de Google están usando de todo: láseres, radar, sónar (cómo los barcos) y cámaras de alta potencia.

Aunque cada coche autónomo los utiliza de una manera diferente, la esencia es que todos construyen un mapa de situación, en tiempo real y en 360 grados.

A partir de ahí, teniendo en cuenta el destino, las normas de circulación y lo que ocurre a su alrededor, toman la mejor decisión posible para conducir de manera segura.

Esa tarea es del procesador del coche (como el de un ordenador) que analiza la información y maneja los actuadores, que controlan el volante, los frenos, el acelerador, etc.

Mediante algoritmos, modelos predictivos o inteligencia artificial, el coche autónomo es capaz de conducir, reaccionar y aprender en su entorno. Con el avance de otras tecnologías, como el 5G, veremos coches autónomos permanentemente conectados e intercambiando información entre ellos. Eso permite averiguar velocidades óptimas, climatología, atascos en la ruta, etc.

¿Existen ya coches 100% autónomos?

En los laboratorios de investigación, sí. Sin embargo, ni siquiera en Estados Unidos, que es el país más adelantado en este tema, existen aún coches 100% autónomos que estén legalizados para circular por vías públicas.

Normalmente, los investigadores clasifican los coches autónomos en niveles que van del 0 al 5.

El nivel 0 es un coche tradicional, que debe ser manejado siempre por el conductor humano. Un nivel 5 es un coche 100% capaz de autoconducirse en cualquier situación. Un nivel 1 sería un coche capaz de controlar automáticamente un servicio a la vez, como un freno, un nivel 2 permitiría varias funciones simultáneas, etc.

Así, vemos coches autónomos capaces, por ejemplo, de aparcar solos. Sin embargo, esa búsqueda y aparcamiento automático solo suele ser posible en situaciones muy óptimas.

¿Cuándo surgió el primer coche autónomo?

En la década de 1920 se vieron los primeros intentos, pero en realidad eran coches radiocontrolados. Si bien podían moverse sin intervención de quien iba en el vehículo, otro humano debía manejarlo a distancia.

Las siguientes décadas vieron prototipos curiosos, pero con sistemas muy difíciles de aplicar. Coches que dependían de circuitos instalados en el camino o cables al estilo tranvía sembraron las semillas actuales.

Hacia 2005, se vieron los primeros éxitos reales, aunque limitados. El ejército americano proponía desafíos para que vehículos sin conductor recorrieran una ruta y evitaran obstáculos, y por fin  se empezaron a ver algunos que lo conseguían.

No sería hasta la década de 2010 cuando las grandes marcas de automóviles empezarpn a probar lo que estamos viendo hoy.

¿Cómo va a cambiar el coche autónomo nuestra manera de vivir y conducir?

El coche autónomo encierra multitud de promesas. Sus proponentes alegan que cambiará nuestras ciudades, la forma de usar el coche y toda nuestra vida diaria.

Algunos de esos cambios son:

1. Ciudades sin atascos ni problemas de aparcamiento

El coche autoconducido y eléctrico pasará a ser un servicio y no algo que posees. Flotas de coches automatizados conducirán por la ciudad y los cogerás y dejarás a conveniencia.

No tendrás que buscar aparcamiento, porque el coche irá a recoger a otra persona que lo llame. O bien, si es tu coche propio, aparcará o irá a casa, y volverá a por ti a la hora que le digas.

Esto disminuirá los atascos, al tener menos coches en circulación y que estos se coordinen para escoger la mejor ruta y evitar embotellamientos.

2. Ciudades más limpias

Al ser eléctricos, las emisiones a la atmósfera serán nulas. Además, la contaminación sonora también disminuirá.

3. Menos accidentes

Los defensores del coche autónomo alegan que un vehículo recoge muchos más datos en 360 grados (algo imposible para un conductor humano) y su procesador tiene mejores tiempos de reacción que los de una persona.

Del mismo modo, un coche autónomo nunca conducirá bajo los efectos del alcohol o las drogas, acabando con los accidentes de este tipo.

4. Una mejor logística de envíos de mercancías

Un vehículo autoconducido no se cansa y no tiene que hacer paradas, excepto para repostar. Eso cambiará completamente el transporte por carretera, que también se podrá coordinar mejor.

Como vemos, el vehículo autónomo encierra promesas importantes que lo cambiarán todo. ¿Será así? Es posible que lo veamos antes de lo que creemos.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso