Los tipos de autoconsumo que hay y cuál elegir

Eficiencia energética

Con el interés cada vez mayor por el autoconsumo de energía, muchos se plantean qué opciones tienen y las ventajas e inconvenientes de cada una. Por eso, hoy te vamos a mostrar los diferentes tipos de autoconsumo que hay y qué debes saber sobre cada uno de ellos.

Como verás, tienes diferentes opciones y la solución más adecuada, seguramente, será una mezcla de varios tipos según tu situación personal.

Qué tipos de autoconsumo hay

Las distintas modalidades de autoconsumo se pueden clasificar de varias maneras. Por ejemplo, podemos diferenciar el autoconsumo según esté aislado de la red o no, o si vuelca excedentes o no. Pero la manera principal de diferenciar los distintos tipos de autoconsumo es dependiendo de la energía renovable que utilicen.

Así, encontramos estos 4 tipos de autoconsumo principales entre los que escoger:

  • Autoconsumo solar fotovoltaico.
  • Autoconsumo solar térmico o termosolar.
  • Autoconsumo eólico, principalmente minieólico, como vamos a ver.
  • Autoconsumo de biomasa.

Veamos cada opción con más detalle.

Autoconsumo solar fotovoltaico

Comenzamos por el tipo de autoconsumo más extendido y recomendable para la mayoría de usuarios, ya sean particulares, pequeños negocios o incluso grandes empresas.

Este tipo de autoconsumo se basa en la instalación de placas fotovoltaicas, normalmente en el tejado de nuestra casa o empresa, una zona común de la finca o bien en algún terreno cercano, como el solar de un polígono.

Es el más extendido ahora mismo porque también es el más accesible, el que más avanza tecnológicamente y el que más oferta tiene en el mercado.

Ventajas del autoconsumo solar fotovoltaico

  • Es cada vez más asequible. Gracias a la mejora de los materiales y la innovación constante, que permite placas más eficientes a precios cada vez más ajustados.
  • Es el más adaptable a cualquier situación. Ya que la gran variedad de oferta hace que podamos diseñar una instalación según nuestras necesidades, consumo y espacio disponible.
  • En un país como España, con tantas horas de sol en la mayor parte de su geografía, puede ser muy eficiente y rentable.
  • Con la instalación de baterías podemos compensar el hecho de que sea una energía intermitente, que no podemos producir por la noche.
  • Ahora mismo existen incentivos al autoconsumo (subvenciones y bonificaciones públicas) que podemos aprovechar para que la instalación nos salga aún más rentable.

Autoconsumo solar térmico

Este tipo de autoconsumo solar funciona de manera diferente al fotovoltaico y se basa en acumular el calor del sol. Esto nos sirve para tener agua caliente y calefacción, principalmente.

Aunque es posible generar electricidad con energía termosolar (a través de la evaporación del agua y haciendo que este vapor mueva una turbina), la gran mayoría de instalaciones de este tipo sólo servirán para climatización. Por eso, son menos flexibles, pero en muchos casos es un excelente tipo de autoconsumo que requiere menor inversión, menos espacio y soluciona una de nuestras principales necesidades diarias.

Ventajas del autoconsumo solar térmico

  • Puede resultar más económico que una instalación solar fotovoltaica.
  • Es muy cómodo a la hora de tener siempre agua caliente o incluso alimentar con ella un circuito de climatización.
  • Ocupa menos espacio en muchos casos, de manera que, si no podemos permitirnos otro tipo de autoconsumo por este motivo, no tenemos por qué renunciar del todo a generar nuestra propia energía.

Autoconsumo eólico (minieólico)

Aunque este tipo de autoconsumo no es muy habitual en España, está extendido en otros países de Europa, como Alemania, por ejemplo.

Se basa en instalar unos pequeños molinos microeólicos en los tejados de nuestras casas o negocios, que funcionan igual que los grandes aerogeneradores industriales, pero a pequeña escala.

Hay un punto intermedio de tamaño en este tipo de autoconsumo eólico, donde se instala un aerogenerador más grande para uso particular. Sin embargo, este suele levantarse en terrenos agrícolas, donde hay espacio y el ruido no molesta tanto, al ser zonas alejadas de viviendas.

Ventajas del autoconsumo eólico

  • Por sí solo es difícil que produzca suficiente energía, pero es un excelente complemento para el autoconsumo solar, pudiendo generar electricidad por la noche mientras haya viento.
  • Igual que las instalaciones fotovoltaicas, la energía minieólica es cada vez más asequible y con mayor oferta en el mercado.

Autoconsumo de biomasa

Este tipo de autoconsumo es el más antiguo y lo usamos desde que creamos fuego y lo alimentamos con madera. 

Hoy en día suele tomar la forma de estufas y sistemas de calefacción alimentados por pellets o bolitas de madera hechas de desechos o de origen 100% renovable. Así, aunque el humo que generamos no sea totalmente limpio, la fuente de energía no vacía los recursos del planeta, al poder reponerse.

Ventajas del autoconsumo de biomasa

  • Es un excelente complemento al resto de tipos de autoconsumo. Especialmente para el invierno, donde podemos reservar la energía eléctrica para otras tareas y gestionar la climatización con biomasa.
  • Una vez realizada la inversión inicial el combustible es barato, lo que permite esa climatización a un precio muy económico.

Como vemos, tenemos bastantes tipos de autoconsumo entre los que elegir. Lo importante para decidir bien es conocer nuestras necesidades particulares y combinar las opciones que permitan cubrirlas de manera eficiente y limpia.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso