Por qué es importante reciclar bombillas

Compromiso con el planeta

Una de las maneras más directas de ahorro en la factura de la luz es usar bombillas LED de bajo consumo.

 

Las ventajas son: Menor gasto de energía, más durabilidad y más ciclos de apagado y encendido.

 

Pero es que, además del ahorro de la factura de la factura de luz, elegir iluminación LED permite consumir y reciclar menos bombillas.

 

Ese reciclaje es muy importante. No debemos disponer de las bombillas de cualquier manera, ni tirarlas a cualquier contenedor.

 

Y es que puede parecer que una bombilla es algo pequeño y sin importancia, pero su gran número hace que cause un enorme impacto ambiental. Solo en Estados Unidos se calcula un desecho de más de 5 millones y medio de bombillas… cada 8 meses.

Por qué es importante reciclar las bombillas

No todas las bombillas son iguales. Para empezar, actualmente se reciclan:

  • Tubos fluorescentes.
  • Bombillas fluorocompactas.
  • Bombillas de descarga.
  • Bombillas LED.
  • Luminarias.

Las bombillas incandescentes y los halógenos no se aprovechan para reciclar. Ambos tipos de iluminación están en desuso y, de hecho, ya prohibidos por la Unión Europea..

 

Reciclar es importante porque permite reutilizar materiales y componentes. Eso reduce, directamente, el gasto de recursos y la generación de residuos.

 

Pero además, reciclar bombillas es fundamental también por otras razones.

 

La principal es que, tanto la iluminación LED como la fluorescente, contienen sustancias peligrosas.

 

La iluminación fluorescente contiene mercurio, una sustancia muy contaminante y nociva. Si no se recicla, puede acabar filtrada a la tierra, afectando al entorno.

 

Por otro lado, las bombillas LED también contienen sustancias tóxicas como plomo, arsénico o galio.

 

Es importante que sepamos que, al romperse las lámparas fluorescentes, pueden exponer al mercurio, por eso es importante tratar con cuidado ese suceso.

 

La EPA recomienda que, en caso de haberse producido la rotura de un tubo de luz fluorescente en casa, personas y animales salgan del área durante, al menos, 15 minutos. También es importante hacer lo que se pueda para airearla, como abrir una ventana o conectar un ventilador.

 

En caso de una rotura en un interior pequeño y cerrado, el vapor de mercurio podría causar algún problema de salud.

 

Por el contrario, cuando se rompe una bombilla LED, no ocurre una exposición directa a las sustancias nocivas. No obstante, es muy importante que también las reciclemos en un punto adecuado. Eso impedirá que, con el tiempo y la degradación, esas sustancias queden libres si las disponemos de cualquier manera.

 

Como vemos, reciclar bombillas es muy importante, así que vamos a ver la manera correcta de hacerlo.

 

reciclar bombillas
Una forma directa de ahorro en la factura de la luz es usar bombillas LED de bajo consumo

Cómo reciclar las bombillas de todo tipo

Lo primero que debemos saber es que, bajo ningún concepto, las bombillas se reciclan en el contenedor de vidrio.

 

A partir de aquí, cómo reciclar una bombilla depende del tipo concreto de bombilla.

 

Si se trata de una antigua bombilla incandescente, o bien de una lámpara halógena, ya sabemos que no se reciclan. Por tanto, van al contenedor llamado fracción resto.

 

Ese es el contenedor para las sustancias que no tienen contenedor propio de reciclaje y en el que también se echan los desechos biológicos, sobras, etc. El contenedor es gris o verde, dependiendo de la ciudad.

 

Como no se pueden reciclar, se separarán posteriormente en la planta de tratamiento.

 

El resto de bombillas deben ser recicladas, según el Real Decreto 208/2005 en los siguientes lugares dispuestos para ello.

1. Puntos limpios / ecoparques / ecoparques móviles

Los puntos limpios y puntos de recogida para tus bombillas tienen que estar habilitados en todos los municipios de más de 5.000 habitantes.

 

Puedes llevarlas allí o aprovechar los ecoparques móviles que hay en algunas ciudades. Estos suelen estar en ciertos días y horas concretos en diversos lugares de la ciudad para recoger residuos reciclables especiales, entre ellos, las bombillas.

 

Eso te permite reciclar con comodidad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que habrá un límite diario por persona. Es decir, que no podrás llevar 50 bombillas a la vez. Por tanto, es importante que reciclemos una en cuanto la cambiemos.

 

Si se trata de poblaciones con menos de 5.000 habitantes, cada comunidad autónoma establece una legislación diferente.

 

Lo ideal para saber dónde están situados los puntos limpios es consultar en la web de tu ayuntamiento, o llamar por teléfono.

2. En los puntos de venta o distribución

Puedes reciclar bombillas en los puntos que vendan o distribuyan iluminación, siempre que adquieras una nueva del mismo tipo o equivalente.

 

De hecho, aunque compres una bombilla muy distinta a la que entregas, si es para realizar la misma función que la que quieres reciclar, puedes hacerlo.

3. Puntos especiales adheridos a iniciativas limpias

Algunos lugares, como supermercados y otras grandes superficies, que también venden bombillas de bajo consumo, tienen un contenedor especial para recoger bombillas y/o tubos fluorescentes. No es necesario que compres y puedes depositar tus bombillas ahí.

 

Como vemos, reciclar nuestras bombillas es muy importante. No solo conseguimos un planeta más limpio al reaprovechar materiales y generar menos desechos, sino que no lo contaminamos con sustancias muy peligrosas.

 

Reciclar las bombillas es sencillo y cómodo. Puedes llevarlas a puntos limpios, a la tienda cuando compres una bombilla nueva o a lugares, como grandes superficies, que están adheridos a iniciativas limpias y tienen un contenedor para esto.

 

Desde Enérgya-VM te recomendamos encarecidamente que recicles tus bombillas. Pueden parecer algo pequeño, pero tienen un enorme impacto.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso