Qué es la contaminación del suelo y sus consecuencias en el medio ambiente

Compromiso con el planeta

Normalmente, casi toda la conversación sobre la contaminación tiene que ver con la polución atmosférica. El aire enrarecido tiene consecuencias nefastas sobre la salud y el clima, pero no es lo único a tener en cuenta. También hay que considerar el daño al mar y la contaminación del suelo.

Esta última es algo que no se comenta tan a menudo. Sin embargo, puede tener consecuencias muy negativas para la salud y los ecosistemas. 

Por eso, te contamos todo sobre este tema, para concienciarnos de su importancia y colaborar en la resolución de este enorme problema.

Qué es la contaminación del suelo

La contaminación del suelo es la presencia de sustancias tóxicas en la tierra, en una proporción lo bastante alta como para que sea peligrosa para las personas, los animales y las plantas del entorno.

Cuando hablamos de contaminación del suelo y sus peligros, no nos referimos solamente a un riesgo por contacto directo con esa tierra. Como veremos, esta clase de polución puede tener efectos nocivos que van más allá de la extensión del terreno contaminado.

Cómo se produce la contaminación del suelo

La contaminación del suelo puede tener una causa natural o una causa humana. Sin embargo, la causa natural, aunque posible y documentada en alguna ocasión, es muy poco probable

La enorme mayoría de casos de polución de la tierra son por la acción del hombre y las principales formas en las que nuestros suelos se vuelven tóxicos son:

  • Por residuos de la actividad agrícola y ganadera. Pesticidas, fertilizantes, herbicidas o purines (desechos orgánicos) acaban filtrados al suelo en proporciones tóxicas, o bien terminan afectando a zonas que no deben, como un acuífero.
  • Por residuos de la actividad industrial. Es decir, los derivados de la extracción de minerales o la fabricación de productos. Estos residuos acaban vertidos de maneras ilegales o la producción se sitúa en zonas donde la legislación ambiental no es estricta, como en algunos países en vías de desarrollo.
  • Por basura y actividad proveniente de los núcleos de población. Ciertas zonas pueden convertirse en vertederos improvisados, cuyos desechos, desde envases hasta electrodomésticos tirados sin permiso, pueden contaminar el suelo. Del mismo modo, las emisiones de la antigua gasolina con plomo ha producido la contaminación del suelo cercano a carreteras y grandes vías de circulación de vehículos.
  • Por contaminación radiactiva. Ya sea proveniente de residuos mal gestionados o de escapes y accidentes, como ocurre con el peligroso suelo contaminado alrededor de la central nuclear de Chernóbil. 
  • Por contaminantes biológicos. Como excrementos y similares, que se filtran en la tierra.

Cuáles son los elementos químicos más habituales en los suelos contaminados

Los químicos que hacen que nuestros suelos sean tóxicos son tantos, que es imposible nombrarlos a todos, pero sí a los que suelen ser más habituales cuando se analiza la calidad de la tierra.

Algunos de ellos son:

  • Los microplásticos. En boca de todos actualmente, son un contaminante frecuente de nuestros mares y suelos, siendo la dimensión de esta polución mucho más grande de lo que se creía.
  • El plomo. Que ya hemos comentado, aunque su origen no es solo las antiguas gasolinas que lo llevaban, sino también actividades de minería, construcción o agrícolas.
  • Cobre, Níquel y Zinc. Producido por las actividades mineras e industriales.
  • Hidrocarburos poliaromáticos. Derivados de la combustión, ya sea de basura, incendios, emisiones de vehículos, etc. 
  • Herbicidas e insecticidas. Producto de la actividad agrícola, principalmente.

Cuáles son los efectos nocivos de la contaminación del suelo

Como vemos, algunos contaminantes que normalmente se piensa que son atmosféricos, como las emisiones de vehículos de combustión, también se acumulan en el suelo. Eso crea una serie de efectos negativos.

Cuando dicho suelo está contaminado, se vuelve tóxico para las plantas y los animales que viven en él o cerca de él. 

Esto puede causarles enfermedades e incluso la muerte. Además, esos animales enfermos o plantas, que absorben los elementos químicos perjudiciales, pueden ser consumidos por otros animales, e incluso por personas, transmitiendo esa toxicidad.

De la misma manera, el suelo contaminado también puede causar enfermedades graves a los seres humanos que entran en contacto con él. Un ejemplo es tocar o remover tierra contaminada por radiación, cuyo polvo impregnado provoca una enfermedad grave e incluso la muerte.

Además de los efectos nocivos por contacto directo o absorción de químicos peligrosos, estos se pueden terminar filtrando a acuíferos, corrientes y ríos subterráneos, comprometiendo el agua. 

De hecho, según datos de la OMS y UNICEF, más de 884 millones de personas no tienen acceso a agua potable para beber o tareas de higiene, lo que causa diarrea, enfermedades o muerte.

Como vemos, la contaminación del suelo es un problema grave, que suele ser más ignorado que la polución atmosférica o el efecto invernadero. Sin embargo, el alcance de las consecuencias de esta contaminación es muy amplio, pudiendo llegar a comprometer la vida de ecosistemas y comunidades humanas.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso