Qué es la inyección cero, cómo funciona y qué aplicaciones tiene

Mercado eléctrico

Si estás interesado en el autoconsumo solar, habrás encontrado kits y soluciones de todas clases. Una de las habituales es la inyección cero.

¿Qué es? ¿Cómo funciona? ¿Qué ventajas tiene? ¿Merece la pena ahora que «el impuesto el sol» ya no existe?

Para responder a estas preguntas, te contamos todo sobre el autoconsumo solar de inyección cero.

¿Qué es un kit solar de inyección cero?

Se trata de una instalación solar de autoconsumo con una característica especial: no realiza ningún vertido de la energía sobrante a la red eléctrica.

De esta manera, funciona de manera independiente a dicha red. Esto hace que sea una solución apta si quieres una instalación 100% autónoma

Como veremos, esto tiene sus ventajas e inconvenientes.

¿Cómo funciona una instalación de autoconsumo con inyección cero?

El funcionamiento básico es sencillo de entender y todo gira alrededor de 3 elementos.

El inversor es una parte de toda instalación de autoconsumo de la que ya te hemos hablado alguna vez. Una de sus funciones es transformar a corriente alterna la energía solar de una instalación fotovoltaica (que se genera en forma de corriente continua). De esta manera, la podrán usar sin peligro nuestros electrodomésticos.

Pues bien, los otros dos dispositivos que suele incluir una instalación de inyección cero son:

  • Un aparato que sirva para controlar el consumo de energía que hacemos en nuestro hogar en cada momento.
  • Un controlador dinámico de potencia, que sirve para controlar el flujo de la corriente que se transmite a la casa desde los paneles solares.

Una instalación fotovoltaica habitual genera toda la energía que puede. Si la consumimos, genial, si no la consumimos en su totalidad, el sobrante se vuelca a la red.

En una instalación de inyección cero, se controlar cuánto y cuándo estamos consumiendo en el momento. Con esos datos, el controlador dinámico de potencia se encarga de trabajar junto al inversor para adaptarse a la demanda de electricidad.

Si no se está consumiendo, se regula la energía extraída para adaptarse a esta situación, disminuyendo lo que se genera y no teniendo sobrante, ya que no podemos volcarlo a ningún lado.

¿Es compatible la inyección cero con el uso de baterías?

. De hecho, como muchas instalaciones de inyección cero se usan en viviendas que se encuentran en zonas más remotas, se puede derivar el exceso de energía a la carga de las baterías.

Si estas están llenas, y no estamos consumiendo todo lo que se genera, el controlador dinámico vuelve a actuar para rebajar la energía extraída del sol y adaptarla a la necesidad del momento.

¿Qué ventajas tiene la inyección cero?

Son varias, pero principalmente han quedado reducidas a 2 principales:

  • La independencia total de la compañía eléctrica. No necesitas tratar con ella y si su red no funciona, puedes seguir teniendo electricidad en casa.
  • Menos trámites. Al no tener que pedir permisos de acceso y conexión a la red.

Por ejemplo, si ya hubiera muchas instalaciones de autoconsumo en una zona, y la red estuviera algo saturada, puedes poner una instalación de inyección cero sin problema de que te denieguen permisos por haber ya demasiada autogeneración.

Del mismo modo, es especialmente interesante para consumidores cuyas instalaciones se conecten directamente a la alta tensión.

Si no viertes energía, no tienes la consideración de instalación generadora, lo que ahorra trámites y requisitos, como protecciones voltimétricas.

Cuando hablamos de que las ventajas de la inyección cero han quedado algo reducidas, nos referimos a que, antes del Real Decreto 244/2019 que regula el autoconsumo, las instalaciones de inyección cero permitían aprovechar una «zona gris».

Como la inyección cero es independiente de la red, podías instalar tu autoconsumo sin que la compañía eléctrica tuviera una manera de saberlo. Eso permitía iniciarse sin trámites engorrosos o permisos.

Sin embargo, con la nueva legislación, estos trámites se han simplificado y, sobre todo, se ha introducido algo interesante: la compensación de excedentes que vuelcas a la red.

Estos casi siempre serán en forma de descuentos en factura, pero hace que el atractivo de la inyección cero se haya reducido para la mayoría de casos.

¿Qué desventajas tiene la inyección cero?

Las principales son:

  • Que no te compensan esos posibles excedentes que hemos comentado.
  • Que el funcionamiento de la instalación solar no sea óptimo, especialmente con ciertos inversores trifásicos (ya que no vas a extraer todo el rendimiento, a fin de no generar electricidad sobrante).
  • Una instalación de inyección cero suele resultar más cara que una instalación tradicional. Por ejemplo, el controlador dinámico de potencia que hace falta puede alcanzar fácilmente los más de mil euros en el mercado.

Como siempre, la decisión de usar una instalación de inyección cero dependerá de lo que necesitemos en nuestro caso concreto. 

A pesar de que ha perdido algo de atractivo para el particular que se quiera iniciar en el autoconsumo, vemos que puede seguir siendo una opción adecuada en otros casos, como lugares a los que no llega la red eléctrica. 

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso