¿Qué es mejor la calefacción eléctrica o de gas?

Eficiencia energética

La calefacción es uno de los principales motivos que suben la factura de la luz o el gas. Por eso, mucha gente se pregunta qué es mejor, si la calefacción eléctrica o la de gas.
La respuesta, como la de todas las preguntas importantes, es siempre «depende».
Depende de la situación personal, el tipo de casa que queremos aclimatar y su ubicación, nuestro modo de vida, etc. De hecho, ni siquiera toda la calefacción eléctrica es igual. Existe la de acumulación, la de convección…
Por eso, desde Enérgya-VM te vamos a mostrar las ventajas y desventajas de cada una, así como unas guías generales que te orienten sobre la conveniencia de cada tipo de calefacción. Con ellas podrás, muy fácilmente y según tu situación personal, tomar la decisión acertada.
Las ventajas y desventajas de la calefacción eléctrica
Como te hemos anticipado, existen muchos medios de calefacción eléctrica que puedes usar.

  • La calefacción eléctrica mediante bomba de calor. Es decir, el aparato de aire acondicionado, como se le suele llamar, que también es capaz de emitir calor.
  • La calefacción eléctrica mediante emisión térmica. Es decir, radiadores eléctricos y demás aparatos que emiten calor al encenderlo.
  • La calefacción eléctrica mediante acumulación. Aparatos que acumulan la energía en ciertos momentos y que está disponible a lo largo del día cuando la necesitemos.

Por eso, a la hora de comparar qué es mejor, si calefacción eléctrica o de gas, la eléctrica es muy diferente entre sí, dependiendo de lo que elijamos.
Te explicamos lo principal que debes saber de cada uno de los tipos que hemos visto y para quién es adecuada.
rueda termostatoVentajas y desventajas de la calefacción mediante bomba de calor
Ventajas:

  • Es un método eficiente y, por tanto, el que mejor aprovecha la energía y el consumo que hacemos.
  • Es rápido, enciendes y al poco tiempo notas el efecto.
  • Tienes mucha variedad de sistemas para elegir e instalar.

Desventajas:

  • En cuanto apagas la calefacción, se nota enseguida la bajada de temperatura.
  • La instalación puede ser costosa, según lo que queramos instalar y cómo sea nuestra casa.

Conclusión principal:
Si vives en una zona templada, de pocos días fríos en los que precisas puntualmente calor, es la forma más efectiva y económica. Si es una zona o una casa muy fría, la bomba estará trabajando constantemente.
Ventajas y desventajas de la calefacción mediante emisores eléctricos
Ventajas:

  • Dependiendo del tipo de emisor, no requieren obra o apenas una instalación muy fácil sin son radiadores eléctricos por habitación.
  • Son programables y puedes hacer un consumo responsable a las horas que precises solamente.

Desventajas:

  • Para casas muy grandes vas a necesitar muchos emisores.
  • En zonas muy frías el consumo se va a disparar.

Los emisores eléctricos son pues una especie de solución intermedia, para zonas no muy frías y casas no muy grandes.
Ventajas y desventajas de la calefacción mediante acumuladores
Ventajas:

  • Tienes agua caliente en cualquier momento.
  • Puedes tener una temperatura estable a lo largo del día en casa.
  • Puedes aprovechar la discriminación horaria de tu tarifa para hacer la acumulación en esas horas, de modo que ahorras.

Desventajas:

  • Supone una inversión de dinero importante.
  • El consumo puede ser más elevado.

Para zonas frías, viviendas grandes o si tienes la necesidad de que toda la casa tenga una temperatura constante, es la solución que mejor se adapta.
Teniendo una imagen general de la calefacción eléctrica en sus formas principales, veamos la calefacción por gas.
Las ventajas y desventajas de la calefacción por gas
La calefacción por gas se basa en radiadores en las habitaciones y, actualmente, en el control por un termostato inteligente central.
Este puede ser programable, aprender incluso de nuestros hábitos y distribuir el calor en cada estancia de manera diferente, según el horario o la necesidad.
Ventajas:

  • Si queremos una climatización constante, en toda la casa y durante un tiempo sostenido, será lo más barato.
  • El gas natural, en general, es limpio y con pocas emisiones contaminantes. La electricidad dependerá de la fuente usada para generarla. Si no es limpia y renovable, contribuye al cambio climático y contamina.
  • La eficiencia es alta y no se pierde tanto calor y energía como en algunos tipos de calefacción eléctrica.

Desventajas:

  • La inversión inicial puede ser elevada y requiere un mantenimiento.
  • No es tan veloz o rápidamente ajustable como algunos dispositivos eléctricos.
  • No hay suministro de gas natural en todas partes.

Conclusión: Qué es mejor, calefacción eléctrica o de gas

Para necesidades constantes, casas muy grandes y zonas muy frías, nos rentará invertir en calefacción de gas natural. El gran consumo que habrá que hacer nos saldrá más barato.
Para pisos más pequeños, en zonas cálidas y con necesidades más puntuales, una calefacción eléctrica nos sacará del apuro.
No obstante, para muchos la solución está en combinar. Una instalación de gas natural, complementada puntualmente por calefacción eléctrica puede ser una sabia decisión.
Casi nunca existe una respuesta única para todas las situaciones. Pero teniendo en cuenta estas ventajas e inconvenientes, podrás decidir en tu caso qué es mejor, si la calefacción eléctrica o la de gas.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso