Qué es un aerogenerador eléctrico y cómo funciona

Generación

La energía eólica es una alternativa limpia y renovable, que podemos disfrutar gracias al aerogenerador eléctrico. Este aparato, que podemos ver a menudo cuando viajamos o, en su formato más pequeño, en los tejados de algunas casas, es lo que la produce.

Por eso, te explicamos qué es un aerogenerador eléctrico, cómo funciona y sus principales ventajas a la hora de obtener energía sin realizar emisiones a la atmósfera.

¿Qué es un aerogenerador eléctrico?

Es un dispositivo diseñado para aprovechar la fuerza del viento, que mueve las palas de su hélice. La energía mecánica de este movimiento es convertida en electricidad por el generador que hay dentro del molino.

¿Qué tipos de aerogenerador eléctrico existen?

Aunque casi siempre vemos el mismo tipo de aerogenerador, lo cierto es que hay dos clases principales si los clasificamos por su funcionamiento. 

La primera clase y la más común es el aerogenerador de eje horizontal. Es decir, el eje sobre el que están montadas las palas que mueve el viento está en posición horizontal, paralelo al suelo, y es el típico aerogenerador que vemos en casi todas partes.

Además, existen los aerogeneradores de eje vertical. Este tipo de dispositivos monta unas palas diferentes sobre un eje vertical perpendicular al suelo. Eso hace que su funcionamiento, como vamos a ver más adelante, sea un poco diferente, teniendo sus ventajas y desventajas.

Si los clasificamos por tamaños, tenemos los grandes aerogeneradores de tipo industrial, que instalan las empresas de producción eléctrica. Además, están los de tamaño medio, similares pero algo más pequeños y que se instalan, por ejemplo, en granjas y explotaciones ganaderas para alimentarlas de energía. Por último, tendríamos los pequeños aerogeneradores de minieólica o microeólica, que pueden ser colocados en los tejados de nuestras casas.

Aunque no son muy comunes en España, sí están más extendidos en otros países de Europa, como Alemania, donde suelen resultar un excelente complemento para la autogeneración solar.

¿Cómo funciona un aerogenerador?

El funcionamiento básico es muy sencillo de entender. El viento mueve las aspas de la hélice del aerogenerador y ese movimiento es transmitido por un rotor hasta un generador. Para controlar ese movimiento, el rotor tiene también una caja de cambios. 

Este mecanismo de transmisión y generación está situado tras las aspas, dentro del «cuerpo» del aerogenerador que se llama góndola.

Una vez generada la energía eléctrica, se transmite hasta la base de la torre por un cableado. En dicha base hay una conexión a la red eléctrica, que permite su transporte hacia donde sea necesaria.

Los aerogeneradores de eje horizontal que solemos ver van dotados de un anemómetro que mide la velocidad del aire y también tienen una veleta. Esto permite saber la dirección y la fuerza del viento, para optimizar hacia dónde orientar las aspas del generador. Y es que estos dispositivos tienen un sistema que permite girar la góndola para encarar la dirección en la que se puede obtener más energía.

Los aerogeneradores de eje vertical funcionan de manera muy similar, pero tienen una importante diferencia. Las aspas no se parecen a las de un avión, como las que estamos acostumbrados a ver. Estas son multidireccionales y se enroscan hacia arriba alrededor del eje, de manera que se mueven de manera óptima sin importar la dirección que tiene el viento.

Eso permite que un aerogenerador de eje vertical funcione sin sistema de orientación. No obstante, los aerogeneradores verticales no están muy extendidos porque no son tan capaces de extraer energía y tienen usos muy concretos o especializados. Por ejemplo, bases científicas de la Antártida usan esta clase de generadores.

Ventajas de los aerogeneradores

Las ventajas de los aerogeneradores son claras y mucho más aparentes que sus desventajas. Entre ellas, cabe destacar:

  • La obtención de energía limpia e ilimitada.
  • Su coste de generación de energía. Ya inferior, desde hace tiempo, al de fuentes contaminantes fósiles como el carbón.
  • Su coste de mantenimiento. Ya que el mecanismo general es sencillo y robusto, no precisa de tecnología excesivamente avanzada y eso lo hace fácil de mantener.
  • La capacidad de poner aerogeneradores donde se precise. Tanto en la tierra como en el mar, en zonas remotas de mucho viento que permiten generar energía sin molestia.

Desventajas de un aerogenerador

No todo son ventajas y, por eso, los aerogeneradores también tienen una serie de desafíos que afrontar.

  • El impacto en la vida salvaje de la zona. Especialmente en pájaros y murciélagos que han terminado entre las aspas de un aerogenerador. De la misma manera, se sigue investigando el impacto en la fauna oceánica de los aerogeneradores instalados en el mar.
  • El ruido. El cual puede resultar molesto, especialmente en algunos modelos de aerogenerador.
  • La ubicación aislada. Es cierto que el mantenimiento es sencillo, pero si la zona de instalación es muy remota, puede ser difícil llegar hasta allí para el mantenimiento o la reparación.

A pesar de eso, las ventajas superan con mucho a los inconvenientes. Por eso, el aerogenerador ha tenido un impacto muy positivo y ha permitido que la energía eólica sea líder en el cambio a fuentes más ecológicas y limpias.  

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso