¿Qué es un contrato bilateral en el sector eléctrico?

Generación

El contrato bilateral, más conocido en el sector eléctrico como PPA (Power Purchase Agreement), es un acuerdo directo de venta de electricidad entre un productor de energía y un comprador de dicha energía.
Ambos pactan un precio, un volumen de entrega de energía así como el periodo de vigencia del contrato e incluso en algunos casos una garantía de potencia asociada al mismo, buscando como objetivo común una estabilidad en el precio a largo plazo que viabilice tanto la construcción de la planta de generación como el proceso productivo del posible consumidor.

Quiénes firman un contrato bilateral (PPA)

Los contratos tipo PPA parece que cada vez está adquiriendo cada vez más importancia en el escenario energético español, debido a los altos precios marcados por los mercados de futuros.
Normalmente, los consumidores que firman un contrato bilateral suelen ser: 
Consumidores:

  • Consumidores finales: que casi siempre son grandes empresas con importantes necesidades de energía.
  • Comercializadoras de energía: como Enérgya-VM, que pueden adquirir esa energía de productores con fuentes renovables y limpias mediante contratos bilaterales, para venderla a clientes que no podrían acceder a este tipo de contratos y precios debido a su reducido consumo.

Generadores:
Sponsors de nuevas instalaciones de generación normalmente de carácter renovable que buscan en este tipo de contratos una ayuda para el apalancamiento de los proyectos.

Cómo es un contrato bilateral y que incluye

En un contrato bilateral, el productor de energía pacta con el consumidor los siguientes términos:

  • El precio al que le venderá la energía.
  • El tiempo durante el cual se garantiza el suministro de energía a ese precio. Este suele ser a varios años.
  • El volumen de la energía a entregar/retirar por cada una de las partes.
  • Potencia mínima a suministrar/ consumir.

Como veremos, hay dos tipos de PPA’s, pero quizá te estés preguntando por qué están en auge ahora, si es algo que ha existido siempre.
reunión de personas

¿Por qué se firman estos contratos bilaterales?

Con la transición a un mundo movido por energías limpias, es necesaria la creación de nuevas plantas de generación renovable garantizando su rentabilidad al mayor horizonte de tiempo posible. Ahí es donde entra el contrato bilateral.
Si soy un productor que quiere invertir en nuevas plantas de producción, por regla general necesito garantizar la financiación de la inversión. Si consigo firmar un contrato bilateral, a un precio que garantice una rentabilidad esperada para la inversión  en el plazo de tiempo desado, estoy garantizando la supervivencia de esa planta de energía que he construido.
eliminando el mayor riesgo para la construcción de este tipo de instalación que es la volatilidad del mercado eléctrico
Por la otra parte, el consumidor de la energía también se asegura recibir electricidad a un precio que para él garantiza la competitividad e incertidumbres en su proceso productivo.habida cuenta de la volatilidad en el precio de la energía en el mercado, ya que aspectos como la lluvias, viento, precios del petróleo, interconexiones eléctricas con terceros países influye en su coste.
Como vemos, un PPA puede debe de ser un contrato beneficioso tanto a nivel de precio como de cobertura frente a potenciales riesgos, como los anteriormente expuestos para ambas partes , además de ser un motor para que la energía renovable crezca.

Qué tipos de contrato PPA existen

Hay dos tipos fundamentales de PPA’s.

  • El PPA físico.
  • El PPA financiero.

Algunos aspectos del contrato bilateral son un poco especializados, pero te los explicamos de manera sencilla.

El contrato PPA físico

Un contrato PPA físico es un acuerdo directo para suministrar energía a un precio concreto durante un período de tiempo concreto. Los PPA físicos tienen además otra particularidad. El suministro de energía entre productor y consumidor es directo. Es decir, no están conectados literalmente sino que el volumen inyectado por la planta de generación debe ser exactamente el mismo al retirado por el consumidor de manera horaria.
¿Qué implica eso? Que no usan la red eléctrica general y por tanto se quedan fuera los peajes de acceso y todos los costes por uso de dicha red. Eso permite que un contrato bilateral físico pueda ser a buen precio, ya que no tiene esos gastos.

El contrato bilateral financiero

Imaginemos que hemos pactado un contrato bilateral. Por tanto, hemos acordado un precio para unos años. En cierto modo, productor y consumidor apuestan a que ese precio les va a ser rentable a los dos. Sin embargo, no saben si en el futuro va a ser un buen precio comparado con el del mercado.
Si el precio de mercado es mucho mayor durante esos años, el productor perderá dinero. Del mismo modo, si el precio de mercado acaba siendo mucho menor, el consumidor será el que pierda dinero con el contrato.
Para minimizar esos riesgos se firma un PPA financiero. En estos casos, el precio es más flexible. El productor y el consumidor acuerdan intercambiarse las diferencias entre el precio del contrato y el de mercado.
Otra diferencia es que no suele ser un contrato bilateral de conexión directa. Es decir, muchos de los PPA financieros que se firman son de productores de renovables que vierten su energía producida a la red eléctrica.
Los más estrictos consideran que el verdadero contrato bilateral solo es el directo. De lo que no cabe duda es de que es un concepto del que vamos a oír a hablar cada vez más. Con el nuevo impulso previsto para las renovables en nuestro país, tendrá un papel muy importante en el crecimiento de la inversión.
 

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso