¿Qué es un grupo electrógeno y para qué sirve?

Energía Verde

A la hora de tener energía eléctrica, en cualquier parte y en cualquier momento, existe la opción de usar un grupo electrógeno.

¿Qué es un grupo electrógeno exactamente? ¿Para qué nos puede ser útil y en qué situaciones? ¿En qué se diferencia de un generador? ¿Es dañino para el medio ambiente?

Suele haber muchas preguntas respecto al tema y las respondemos de una manera sencilla y clara, como siempre.

¿Qué es un grupo electrógeno?

Un grupo electrógeno es un dispositivo portátil, consistente en un motor de combustión y un alternador eléctrico (es decir, un generador de corriente eléctrica alterna), que se usa para obtener energía cuando no podemos enchufarnos directamente a la red general o nuestra instalación de autoconsumo.

De esta manera, un grupo electrógeno convierte la energía mecánica del motor de combustión en electricidad.

Por ejemplo, estamos en medio del campo, necesitamos energía para bombear agua y la red no llega hasta donde nos encontramos. En ese caso, podemos llevar con nosotros un grupo electrógeno y disponer de energía en el momento. 

¿Cuál es la diferencia entre un generador y un grupo electrógeno?

Es habitual confundir los términos, pero un generador eléctrico no es lo mismo que un grupo electrógeno, sino una parte de él.

Un grupo electrógeno siempre contiene un generador y, por tanto, este es una «pieza» de ese grupo, pero un generador no tiene por qué tener un motor de combustión añadido, como sí tiene un grupo electrógeno

De hecho, ni siquiera tiene por qué usar ningún motor para producir electricidad.

Por ejemplo, en su día te hablamos de los generadores eléctricos solares, dispositivos portátiles que permiten tener también electricidad en lugares donde no llega la línea general. Estos generadores se acoplan a placas solares o bien tienen esas placas incorporadas. Esto permite transformar la energía solar en electricidad y generarla sin emisiones a la atmósfera.

En un grupo electrógeno, sin embargo, siempre habrá dos elementos clave: el motor de combustión, que casi siempre se alimenta de diésel, y el generador en sí. 

¿Cómo funciona un grupo electrógeno?

Como ya hemos visto, el principio básico de funcionamiento de un grupo electrógeno es convertir la energía mecánica (energía del movimiento) en electricidad.

De esta manera, alimentamos la parte del motor del grupo electrógeno con combustible fósil, arrancamos dicho motor de explosión (similar al de un coche o una moto) y la energía que produce el motor se pasa al alternador.

El alternador es el generador eléctrico, que recibe ese nombre porque la corriente que produce es alterna, es decir, lista para ser utilizada por los aparatos que enchufemos al grupo electrógeno.

Otros elementos de dicho grupo son dispositivos para controlar la energía de manera segura, enchufes para conectar aparatos y, como tiene un motor de combustión, un tubo de escape para los gases generados.

¿Para qué sirve un grupo electrógeno?

Su uso práctico principal es poder tener energía, en cualquier momento y lugar, especialmente en condiciones de difícil acceso a la electricidad

Hay grupos electrógenos de todos los tipos y tamaños. Por ejemplo, hay algunos fijos y poderosos, que sirven para suministrar energía adicional a una vivienda que esté aislada de la red (o donde esta no sea suficiente para las necesidades habituales). 

También se usan para complementar posibles instalaciones solares de autoconsumo aisladas del suministro general y para tener energía de emergencia en caso de fallo de la red.

Otros grupos electrógenos comunes son portátiles. Estos se pueden desplazar en pequeños remolques, furgonetas o con las ruedas que tienen algunos. De esta manera, podemos tener electricidad en medio de un cultivo o en zonas aisladas donde tengamos que trabajar con dispositivos electrónicos, como ordenadores.

¿Cuál es la utilidad de un grupo electrógeno frente a otras opciones, como un generador eléctrico solar?

La utilidad principal del grupo electrógeno, y su ventaja fundamental, es que, mientras tengamos combustible, tendremos electricidad. 

Este combustible es fácil de almacenar y transportar a cualquier parte junto con el grupo electrógeno, lo que lo hace una opción muy conveniente en cualquier situación.

Por ejemplo, en zonas o épocas del año en las que la luz del sol no es muy potente, o bien durante la noche, un grupo electrógeno permitirá tener electricidad al máximo rendimiento del que sea capaz el generador. 

En esos momentos, un grupo electrógeno es mejor que un generador solar, por ejemplo.

¿Cuáles son las desventajas de un grupo electrógeno?

La principal desventaja es clara, la generación de energía no es limpia, recordemos que tienen un tubo de escape. El combustible fósil emite gases de efecto invernadero, además de otros que contaminan directamente el aire y son nocivos por inhalación.

Otra desventaja es el ruido. Un motor de combustión no es silencioso como un eléctrico. Es verdad que los modelos de gama más alta están mejor insonorizados, aunque no es posible reducir el ruido a cero.

Como vemos, un grupo electrógeno no es lo mismo que un generador y usa un motor de combustión para suministrar energía. Eso lo hace muy conveniente, pero también contaminante y ruidoso.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso