¿Qué es y cuánto cuesta un parque fotovoltaico?

Compromiso con el planeta

Un parque fotovoltaico es una instalación solar a media-gran escala situada en un terreno rústico. Compuesta por multitud de paneles de alta potencia, es capaz de suministrar energía que puede ser vendida y permite ser un pequeño productor de electricidad.

Por supuesto, todo depende del tamaño del parque, los hay de unas cuantas hectáreas y otros que ocupan muchas. Pero sea como sea, hemos de tener en cuenta que, con un parque fotovoltaico estamos hablando de ir más allá del autoconsumo, convirtiéndonos en un negocio productor de energía.

Por eso, te explicamos lo principal que debes saber sobre un parque fotovoltaico y de qué costes e inversiones estamos hablando, teniendo en cuenta que nos metemos en terreno profesional y empresarial.

¿En qué consiste un parque fotovoltaico?

Básicamente, un parque fotovoltaico es una extensión de terreno poblada de paneles solares, cuya energía es suministrada a la red a través de un punto de conexión.

Estos terrenos casi siempre son hectáreas que hasta ahora se han dedicado tradicionalmente a la agricultura de secano. Con el auge de las energías renovables, y la excelente incidencia solar en muchos campos de nuestro país, los dueños de esos terrenos los están alquilando para poner un parque solar, en vez de sembrar cultivos.

Si tomamos datos recientes, una hectárea alquilada para cultivo de cereal estaba en torno a los 150 euros de alquiler. Sin embargo, arrendarlo para la instalación de un parque fotovoltaico puede proporcionar fácilmente un precio unas 10 veces superior, o incluso mucho más dependiendo del terreno y la localización. 

Teniendo en cuenta que la vida útil de los parques eólicos está en torno a los 30-40 años, resulta muy atractivo ceder ese terreno para la generación de energía renovable. 

Sin embargo, el alquiler del suelo es solo la punta del iceberg cuando estamos hablando de costes e inversiones para un parque solar.

Los diferentes elementos de un parque fotovoltaico

Además del terreno en sí, para un proyecto de parque precisaremos:

  • Placas fotovoltaicas en gran cantidad. Estas deben cubrir el terreno alquilado y, normalmente, estamos hablando de que podremos producir con ellas alrededor de 1 megavatio por cada 2 hectáreas de terreno.
  • Las estructuras de montaje y seguidores solares. Que permiten el seguimiento al sol y la posición óptima de las placas en cada momento.
  • Una sala de potencia y otra de control.
  • Centros de transformación. En ocasiones, un parque fotovoltaico puede emplear una solución sencilla de transformación de baja tensión si puede conectarse a alguna subestación cercana de media tensión que tenga la distribuidora eléctrica con la que trabajemos. En otras ocasiones, puede ser necesaria la transformación a alta tensión para su transporte por la red.
  • Inversores. Que, como en el caso del autoconsumo, son los que se encargan de transformar la corriente continua en alterna para poder ser usada.
  • Equipos de seguridad.
  • Cableado y otra aparamenta eléctrica.
  • Una obra para albergar todos esos dispositivos y salas, además de acondicionar y proteger el terreno.

Del mismo modo, un parque eólico también requiere otras inversiones y costes que no son materiales. Las principales son:

  • Servicios de ingeniería y realización del proyecto.
  • Licencias y permisos.
  • Posibles seguros.

Con estos elementos estamos hablando solamente de la inversión inicial. Además, será necesario sufragar los costes de operación diarios mientras funcione el parque. Algunos de ellos son:

  • Mantenimiento y reparación del parque fotovoltaico.
  • Seguridad.
  • Otros posibles costes humanos.

Los costes de un parque fotovoltaico

Como vemos, estamos hablando de grandes inversiones de varios millones de euros, que son realizadas por grandes empresas productoras de energía o pequeños productores asociados, que pueden explotar un parque fotovoltaico más modesto. Por eso, los costes van a ser muy variables, según la extensión de la instalación.

Cada proyecto será diferente, pero lo que sí podemos adelantarte son los conceptos que serán más caros a la hora de la inversión inicial.

  • Los paneles solares serán, sin duda, el elemento en el que más dinero deberemos invertir. Pueden representar fácilmente el 40% de la inversión total y duplicar el coste del siguiente concepto más caro, que son…
  • Las estructuras y seguidores solares.
  • A continuación, suelen estar los inversores. Al igual que en las instalaciones de autoconsumo, estos dispositivos son imprescindibles, pero caros.
  • Dependiendo de las necesidades de transformación, estas suelen ser lo siguiente más caro.
  • La obra civil necesaria para albergar de manera segura los elementos de la instalación (edificios, vallado del terreno, etc) suele situarse a continuación en cuanto a coste.
  • El terreno es el siguiente concepto que suele ser más caro.
  • Finalmente, están el resto de elementos, como cableado y demás.

Como vemos, un parque fotovoltaico es una inversión a gran escala y requiere convertirse en productor de electricidad, si es que no somos ya una empresa de este tipo. Esto también implica trámites adicionales y la gestión propia de la empresa.

Así que, si te decides a emprender, esto es lo básico que precisas saber sobre un parque fotovoltaico. El siguiente paso sería sondear terrenos, empresas de ingeniería que nos hagan el proyecto y, con unos números básicos, asegurar la financiación del proyecto empresarial.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso