¿Qué requisitos deben cumplir las empresas sostenibles?

Eficiencia energética

En Enérgya-VM creemos que todos tenemos un papel fundamental en la conservación del medio ambiente y la mejora de nuestra sociedad. Y cuando nos referimos a todos, incluimos a los negocios, que deben aspirar a ser empresas sostenibles.
¿Qué es una empresa sostenible? ¿Qué requisitos deben cumplir para considerarse como tales?
Te explicamos todo, como siempre, de una manera muy sencilla.

Qué es una empresa sostenible y cuáles son sus requisitos

Una empresa sostenible es un negocio que no solo aspira a maximizar su beneficio económico, sinotambién su impacto positivo en la sociedad y en el medio ambiente.
Por eso, se dice que las empresas sostenibles son aquellas que no solo buscan su beneficio económico y ya está, sino maximizar una triple cuenta de resultados.
Por tanto, los requisitos principales para considerar a una empresa sostenible serían:

  • Optimizar el beneficio económico: como siempre ha sido en las empresas.
  • Optimizar el beneficio social: creando un impacto positivo en la sociedad, contribuyendo a su avance, su riqueza y su bienestar.
  • Optimizar el beneficio medio ambiental: primero de todo, minimizando o eliminando cualquier perjuicio ecológico que causen. A partir de ahí, pueden maximizar su «cuenta de resultados medioambiental», contribuyendo activamente a la mejora de las condiciones del medio ambiente que nos rodea.

Cuando una empresa cumple a la vez esos tres requisitos, se la puede considerar sostenible.
Es importante que el esfuerzo sea conjunto en los tres frentes. Si una empresa busca su beneficio económico y elimina su impacto negativo ambiental, pero aún así no contribuye al beneficio social (por ejemplo, proporcionando sueldos bajos y realizando explotación laboral) no se considera sostenible.

Las empresas sostenibles y la responsabilidad social corporativa

El concepto de la empresas sostenibles que trabajan con una triple cuenta de resultados conecta con la llamada Responsabilidad Social Corporativa.
Es decir, con la contribución activa que hace una empresa para mejorar el mundo en lo económico (contribuyendo a la riqueza) lo social (contribuyendo al bienestar de los que le rodean) y lo ecológico (conservando el medio ambiente y contribuyendo a su regeneración).
Por eso, podemos decir también que las empresas sostenibles son aquellas que tienen en cuenta su responsabilidad social corporativa y la maximizan.
reunión de personas

La diferencia fundamental entre las empresas «tradicionales» y las empresas sostenibles

Una empresa «tradicional» se diferencia de una sostenible en que la primera responde solamente ante sus accionistas. Por tanto, intenta maximizar el beneficio económico de sus dueños y nada más.
Si eso causa un impacto ambiental, o implica presionar a sus trabajadores y empobrecer su calidad de vida, en teoría no importa. Muchas empresas no son así y comprenden que funcionan mejor teniendo en cuenta una triple cuenta de resultados. Sin embargo, y por desgracia, no son todas.
Una empresa sostenible puede sacrificar algo de beneficio si eso implica no provocar un daño ambiental. De esa manera estaría maximizando el beneficio ecológico y por tanto siendo fiel a sus principios.

La legislación sobre empresas sostenibles en España

El concepto de empresa sostenible no es algo rígido, bajo una ley estricta, que conceda etiquetas oficiales.
Sin embargo, sí es cierto que el concepto de desarrollo sostenible y responsabilidad social es algo que se ha integrado en nuestra legislación.
Así, para potenciar la sostenibilidad en la actividad empresarial encontramos todo tipo de leyes en España. Estas son algunas de ellas:

Además de esas leyes, hay otras normativas, como las ISO, que establecen criterios de calidad y sostenibilidad en la actuación de las empresas.
Pero no solo las empresas sostenibles han calado en la legislación, también lo han hecho en la sociedad.

La importancia de ser empresas sostenibles para tener un negocio rentable

Cada vez estamos más concienciados con temas medio ambientales y sociales. Entendemos que las empresas no pueden hacer lo que quieran con tal de ganar dinero.
Además, también estamos más informados que nunca. Eso hace que cualquier actividad empresarial que perjudique el bienestar social o ecológico, salga a la luz enseguida.
Eso causa una mala imagen y que los clientes, con más poder y opciones que nunca a la hora de elegir a quién compran, tengan muy en cuenta eso. No queremos empresas que contaminen, exploten o perjudiquen de algún modo. Y de la misma manera que tenemos un gran poder a la hora de reciclar y contribuir, lo tenemos a la hora de elegir empresas sostenibles que apuesten por el medio ambiente.
El auge de negocios ecológicos de transporte o alimentación son dos ejemplos. Y es que el futuro es de las empresas sostenibles.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso