¿Qué significa la eficiencia energética A+++?

Eficiencia energética

Si estás a punto de comprarte un electrodoméstico, debes mirar la etiqueta energética que llevan. Y si ves que tiene una calificación A+++, deberías plantearte su compra, porque desde el momento en el que lo enchufes, estarás ahorrando en la factura de la luz y cuidando el planeta.

¿Qué significa esa eficiencia energética A+++? ¿Cuánto puedes ahorrar si eliges un electrodoméstico que la tenga?

Te explicamos todo, como siempre, de una manera muy sencilla y práctica. Como verás, va a haber cambios en estas denominaciones, pero también te los contamos.

¿Qué significa que un electrodoméstico tenga una calificación de eficiencia energética A+++?

Para empezar, que de entre todos los electrodomésticos de su clase es el que menos energía eléctrica consume al usarlo. Por tanto, será el más eficiente y A+++ es la calificación más alta.

Esto repercute en tu factura de la luz y en la huella de carbono que dejas. Con un aparato A+++ te aseguras de que ambas cosas sean las mínimas posibles.

¿Cuánto ahorro si elijo una eficiencia energética A+++?

Obviamente, cada electrodoméstico es distinto y una lavadora no consume lo mismo que una nevera. Por eso, a la hora de comparar el ahorro de distintos aparatos no podemos hablar de kWh exactos, pero sí de porcentajes entre las distintas letras.

Para entender esto, veamos cómo funcionan las etiquetas energéticas que llevan los electrodomésticos dentro de la Unión Europea.

Actualmente, estas etiquetas califican a los aparatos desde la letra A+++ (los más eficientes) hasta la letra D (los menos eficientes).

Del mismo modo, cada letra tiene un color. La A+++ es verde oscura, mientras que la D es roja y el resto de letras van desde otros tonos de verde (A++ y A+) hasta amarillo (A) y colores anaranjados (B y C) que van oscureciendo hasta llegar al rojo de la D.

Sabiendo esto, imaginemos que queremos comprar una lavadora.

Este es uno de los electrodomésticos que más consumen y, con un uso medio, eligiendo la letra D (la menos eficiente), podemos gastar más de 500 kWh al año.

Pues bien, partiendo de esa cifra de ejemplo, lo que quieren decir las letras de la etiqueta energética es:

  • Una letra C significa que el consumo es de un 75% a un 90% menor que la letra D. En nuestro ejemplo, una lavadora tipo C consumiría al año entre 375 y 450 kWh.
  • Una letra B significa que el consumo está entre un 55% y un 75% de lo que emplea la letra D. En el ejemplo, entre 275 kWh y hasta un máximo de 375 kWh.
  • Una letra A gasta entre un 42% y un 55% menos. En este ejemplo, el consumo estaría entre 210 y 275 kWh.
  • Una letra A+ está entre el 30% y el 42%, es decir, entre 150 y 210 kWh en nuestra lavadora.
  • Una letra A++ implica un consumo menor al 30% del de la letra D, es decir, menos de esos 150 kWh.
  • Una letra A+++ significa que el consumo es inferior al 25% del que hace un mismo electrodoméstico con la letra D. Eso implica que nuestra lavadora consumirá 125 kWh o menos al año.

Como vemos, hay una enorme diferencia de consumo entre la letra A+++ y la D.

Si  lo calculamos de otra manera, la letra D significa que realiza alrededor de un 400% más de consumo de electricidad que el mismo electrodoméstico con la calificación A+++.

Lo que ocurre es que, dentro de poco, dejaremos de ver calificaciones A+++. ¿Por qué?

El nuevo cambio de las etiquetas energéticas

Las etiquetas energéticas se introdujeron en 1992 y han sido un éxito. Además, han sufrido evoluciones y, dentro de poco, habrá otra.

Antiguamente, la clasificación iba de la A a la G. Siendo la A para los electrodomésticos más eficientes y la G para los que más electricidad gastaban haciendo el mismo trabajo.

Los avances tecnológicos han hecho que muchos fabricantes puedan reducir aún más el consumo, así que en 2010 se cambió la etiqueta. Además de la letra A se hicieron clasificaciones adicionales: A+, A++ y A+++, para reflejar esa reducción del consumo porcentual gracias a la innovación constante.

Por el otro extremo, en vez de llegar hasta la G, el límite superior de consumo se puso en la letra D, significando lo que ya hemos visto.

Pero, desde noviembre de 2020 se va a volver de nuevo a la antigua clasificación, más sencilla, que irá de la A a la G para simplificar.

Así que, desde esa fecha, los fabricantes tendrán que incluir dos etiquetas energéticas en sus aparatos. La nueva (que es igual que la primera que surgió) y la actual, que va de la A+++ a la D.

Sin embargo, esa nueva etiqueta que vuelve a clasificar de la A a la G no aparecerá en público hasta la primavera de 2021.

Es decir, que de momento seguiremos viendo esa A+++ para los aparatos que menos energía consumen dentro de su clase.

Parece lioso, pero en realidad será más fácil, sin confusión entre las distintas letras A. Así que ahora ya sabes lo que te ahorras si eliges los electrodomésticos más eficientes y, como hemos podido ver, es bastante.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso