Qué son las energías alternativas

Compromiso con el planeta

La denominación de energías alternativas se suele utilizar para las energías que provienen de fuentes renovables. De esta manera, energías como la solar, la eólica o la geotérmica, por poner tres ejemplos, serían energías alternativas.
Sin embargo, no hay una definición estricta de energías alternativas y, de hecho, la que seguramente engloba mejor el concepto es la que incluye cualquier energía que no provenga del uso de combustibles fósiles no renovables.
¿Por qué? Porque, hasta hoy, las de origen fósil eran las energías tradicionales y, el resto, han sido energías alternativas y complementarias ya que, por ellas mismas, no son capaces de cubrir todas las necesidades que tenemos.

Energías tradicionales y energías alternativas

Desde la Revolución industrial, tres fuentes han sido las que prácticamente han dominado toda la generación de electricidad, calor y cualquier otra energía que hemos precisado:

  • El carbón.
  • El petróleo.
  • El gas.

Las tres fuentes de energía tradicional tienen en común las siguientes características:

  • Son fuentes de energía que provienen de fósiles. Es decir, su origen está en material biológico de plantas y animales que ha sufrido transformaciones a lo largo de los siglos, hasta adquirir una de esas tres formas.
  • No son renovables. De modo que hay una cantidad limitada en el planeta y, cuando se termine, no se puede reponer.
  • La energía se extrae por combustión. O lo que es lo mismo, que se genera energía cuando se queman. Producen directamente calor en esa combustión, que puede ser convertido en otras formas de energía, como la eléctrica.
  • Esa combustión produce emisiones nocivas a la atmósfera. Al quemarse, se generan gases que pueden ser directamente contaminantes y venenosos, o bien generar un efecto invernadero, que contribuye al actual cambio climático y sus devastadoras consecuencias.

Toda fuente de energía que no sea una de esas tres, se podría considerar alternativa, pues las fósiles han sido, hasta ahora, las que han movido el mundo.
Así, podríamos considerar como fuente de energía alternativa a la nuclear, por ejemplo, aunque tampoco sea renovable, porque la cantidad de uranio que hay es finita y, además, también produce residuos contaminantes.
La tendencia está cambiando, porque energías alternativas, como la solar sobre todo, o la eólica, están avanzando mucho. Eso ya permite generar electricidad más barata desde esas fuentes que a partir de las tradicionales.molinos de viento

Las principales energías alternativas que existen

Incluyendo aquellas que son renovables y limpias, además de las que no lo son, tenemos:

  • La energía solar: Tanto la fotovoltaica como la termosolar. Proviene del aprovechamiento de la luz del sol que llega a nuestro planeta. Esta energía es la que está experimentando los avances tecnológicos más rápidos y la mayor cantidad de inversión. A día de hoy, ya se ha conseguido generar electricidad de manera más barata que con las tradicionales y está llamada a liderar el futuro cercano.
  • La energía eólica: La segunda más importante entre las energías alternativas. Consiste en aprovechar la fuerza de los vientos que recorren el planeta, mediante grandes molinos que lo convierten en electricidad.
  • La energía hidráulica: Una de las energías alternativas más antiguas usadas por el hombre. Consiste en aprovechar la energía que encierran los caudales de los ríos. En la antigüedad movía los molinos de agua, desde hace más de un siglo también ha generado electricidad.
  • La energía nuclear: Proveniente de la fisión (ruptura) de átomos del uranio U-235. Genera una gran cantidad de energía y emite solo vapor de agua en el proceso. Sin embargo, tiene en su contra la enorme peligrosidad de los residuos radiactivos, y la gravedad de posibles accidentes (Fukushima, Chernobyl…).
  • La energía geotérmica: Que aprovecha el calor natural de la tierra y cómo se transmite a través de las rocas. Enclaves privilegiados, como Islandia, la usan como una de sus fuentes de energía principales desde hace mucho.
  • Biocombustibles: Que son creados a partir de algas y plantas, ricas en aceites que, cuando son tratados, generan un combustible de alto poder que alimenta un motor y se quema.
  • La energía del mar: Los mares y océanos albergan una enorme cantidad de energía. Esta se aprovecha mediante la fuerza de las mareas y la olas (energía mareomotriz), o incluso de la salinidad del agua (energía osmótica) y la diferencia de temperaturas (energía termal oceánica).
  • Biomasa: Otra de las fuentes de energía alternativa más antiguas y directas. Se consigue mediante la quema de materia orgánica. Puede ser basura, o puede ser madera, sin duda la primera fuente de energía utilizada por el hombre.

Como vemos, podríamos clasificar todas estas energías alternativas en renovables y no renovables, o en limpias y menos limpias.
En Enérgya-VM apostamos siempre por las que cumplen ambos criterios de no contaminar y ser inagotables, como la solar o la eólica. Y apostamos también por un futuro en que estas energías alternativas, y renovables, se conviertan en las principales, para mover un mundo más limpio y mejor.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso