¿Qué son los materiales reciclables?

Eficiencia energética

Los materiales reciclables son aquellos que pueden ser reutilizados de nuevo tras su uso principal, gracias a un tratamiento de reciclaje.
Ya sea en su forma elaborada (como el plástico hecho botella) como en su forma más pura (como el anticongelante o el aceite), los materiales reciclables son aquellos de los que aún puede extraerse un valor. 

Para qué se aprovechan los materiales reciclables

Un material reciclable no necesariamente se convierte siempre en el mismo material, listo de nuevo para usar. Algunos se reciclan aprovechando el valor que aún conservan para, por ejemplo, generar energía. La biomasa vegetal es un caso de este tipo.
Las partes no comestibles de una planta, como la hierba, pueden ser recicladas para generar energía por combustión, o por extracción de sus aceites para fabricar biocombustible.
Otros materiales reciclables sí que se utilizan de acuerdo a la imagen habitual que tenemos en mente. Así, a partir de latas de refresco de aluminio se pueden hacer nuevas latas, y a partir de papel usado se puede generar más papel.
Los materiales no reciclables, por el contrario, son aquellos que, tras su uso principal y el agotamiento de su valor, no pueden ser aprovechados de nuevo.
A veces, los materiales no reciclables son clases de un material que sí lo es. Por ejemplo, el plástico suele ser reciclable, pero solo en un pequeño porcentaje. Algunos tipos de plástico, como las bolsas (especialmente las que tienen algo pintado) son mucho más complicadas de reciclar y en ocasiones no se puede.
basura

¿Cuáles son los materiales reciclables y dónde hemos de depositar cada uno?

Gracias al avance tecnológico, cada vez son más los materiales reciclables que podemos reaprovechar de una manera u otra. No obstante, a veces echamos en los contenedores de reciclaje cosas que no debemos.
Por ejemplo, algunos depositan cristal, como el de un espejo o una ventana, en el contenedor de vidrio, pero eso no es correcto.
Del mismo modo, es importante no confundirse y poner en un contenedor de reciclaje lo que va en otro. Para ayudarte, te damos una guía básica de materiales reciclables y dónde va cada uno.
Podemos reciclar:

Plástico y envases de varios tipos

Envases de plástico toda clase, briks contenedores de líquido y latas de aluminio (por ejemplo de refresco o conservas). También envases metálicos, como los de la nata montada o la espuma de afeitar. Todos ellos van al contenedor amarillo.
El corcho blanco o poliespán también es material reciclable y va al contenedor amarillo.
Sin embargo, el corcho natural, usado sobre todo en tapones, no va al amarillo, sino al gris, es decir, al orgánico / restos. Los tapones de plástico, sin embargo, sí van al amarillo.

Papel y cartón

Uno de los materiales reciclables más aprovechables y que más se reutilizan. Desde un folio hasta un envase de cartón, todo eso va al contenedor azul de papel / cartón.

Vidrio

Se trata, probablemente, del material más reciclable. Se puede reaprovechar hasta un 100% del vidrio, gracias a un proceso de refundición y, al contrario que otros materiales como el aluminio, se puede repetir el proceso la cantidad de veces que haga falta.
Por eso es muy importante reciclar vidrio y depositarlo en el contenedor verde. Queremos insistir en que vidrio y cristal (como el de las copas o los espejos) no son lo mismo.
Este último tiene óxido de plomo, eso hace que para fundirlo se tenga que hacer a temperatura distinta del vidrio y que no se recicle igual. Por eso, el cristal no se deposita en el vidrio, sino en el de orgánico / restos de color gris. Lo mismo ocurre con la porcelana o la loza de un plato o taza, también van al gris.

Pilas, baterías, electrodomésticos…

Es importante reciclar adecuadamente aparatos tecnológicos y las baterías que los alimentan, desde las de litio, hasta las pilas de un solo uso. Todo ello se deposita en un punto limpio.
Existen puntos limpios en muchas ciudades y en algunos lugares, como hipermercados, puede haber contenedores específicos para reciclar todo tipo de pilas.
Si no, se deben llevar al ecoparque de tu localidad. Algunas ciudades disponen de ecoparques móviles que se mueven y permanecen en distintos puntos a determinada hora. Eso permite llevar elementos como tubos de luz o pequeños electrodomésticos sin necesidad de desplazarnos más lejos.
Es importante concienciarnos de que estos elementos reciclables contienen sustancias muy nocivas, que se pueden filtrar a la tierra, o incluso al agua, contaminando de manera importante. Por eso, jamás debemos echarlos al contenedor gris de orgánico / restos, ni a ningún otro.
Como vemos, cada vez hay más materiales reciclables en nuestra vida. Las empresas están optando por utilizar más y más componentes que puedan usarse de nuevo. Del mismo modo, el material reciclable más complejo, como es el plástico, tiene los días contados en la Unión Europea, con la prohibición de fabricar o importar para 2020.
La tecnología y las regulaciones están potenciando el uso de materiales reciclables. Por eso, debemos hacer nuestro papel y contribuir, separando y depositando cada cosa en el contenedor que corresponda.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso