¿Qué son los recursos energéticos renovables?

Compromiso con el planeta

Los recursos renovables son aquellos que nos permiten extraer energía y, además, pueden ser repuestos de manera natural a lo largo del tiempo.
Además de eso, ese tiempo en el que podemos reponer los recursos renovables debe ser suficientemente corto como para que nos permita extraer más energía de forma regular y cubrir nuestras necesidades.
Por ejemplo, el petróleo o el carbón son ejemplos de recursos no renovables porque, aunque se forman mediante un proceso natural, este necesita demasiado tiempo.
Esos combustibles fósiles provienen de materia orgánica, pero tardan cientos de miles de años en producirse. Eso hace que, aunque en teoría podría formarse más petróleo o carbón en un futuro, sería demasiado lento.

Recursos renovables y recursos «inagotables»

También se consideran recursos renovables aquellos que no se acaban con su uso y, por tanto, se pueden considerar inagotables.
Por ejemplo, el sol y el viento son dos ejemplos de este tipo de recurso renovable e inagotable.
El sol es un enorme reactor de fusión nuclear que convierte el hidrógeno en helio en su núcleo. Se ha estimado que nuestra estrella puede seguir realizando ese proceso, a la misma intensidad que ahora, durante al menos otros 5.000 millones de años. Eso hace que consideremos al sol como fuente renovable al no agotarse hasta dentro de tanto tiempo.
El viento, por otra parte, seguirá soplando de manera natural mientras nuestro planeta perdure y lo haga en condiciones similares a las de ahora.
Otros recursos, sin embargo, son renovables porque podemos reponerlos de manera natural en suficiente tiempo. Un ejemplo es la madera. Si bien al consumirse se agota la que tenemos, replantamos y repoblamos a suficiente velocidad como para que no se termine.
embalse de agua

Ejemplos de recursos renovables

Como ejemplos de recursos renovables, tenemos:

  • El sol: al que aún le queda mucha vida todavía.
  • El viento: que seguirá soplando durante millones de años.
  • Los mares y océanos: de los que extraemos energía aprovechando la enorme energía que contienen, tanto en su movimiento como en las diferencias de temperatura o salinidad. Es de esperar que esos mares también continúen de la misma manera millones de años.
  • La biomasa: es decir, la materia orgánica que quemamos para obtener calor y, a partir del calor, transformamos en otras energías como la eléctrica. Puede ser repuesta de manera natural a suficiente velocidad.
  • La energía geotérmica: o el calor del interior de la Tierra que se transmite a través de la piedra.
  • Las algas: que pueden ser cultivadas para convertirse en sustancias de alto poder combustible, por ejemplo.
  • Los biocombustibles: al igual que la biomasa que se quema directamente, se pueden cultivar y reponer especies de plantas con un alto potencial para combustible por sus aceites: palma, soja o girasol son solo algunos ejemplos de recursos renovables de este tipo.

Ejemplos de recursos no renovables

Por otro lado, hay dos recursos no renovables fundamentales en la generación de energía en la historia de la humanidad, como son:

  • El carbón: uno de los más antiguos, usado para generar calor y electricidad.
  • El petróleo: que hasta ahora, ha movido, literalmente, al mundo moderno.

Además de ellos tenemos otros que pueden ser recursos renovables o no, dependiendo de ciertas circunstancias:

  • El gas: los yacimientos de gas también se agotan pero, curiosamente, es posible generar un tipo de gas renovable, como es el biogás.
  • El uranio: usado en la energía nuclear. Normalmente, no se considera renovable, pues su cantidad es limitada. Además, no todo el uranio nos sirve, solo unos tipos muy específicos (como el U-235, que es el más utilizado).

Como curiosidad, algunos expertos consideran que, como el uranio genera tanta energía con tan poco material, las reservas de uranio podría generar la misma energía que ahora durante millones de años. Si se considera al sol como renovable, virtualmente la energía nuclear también debería serlo. Sin embargo, no es un consenso extendido del todo y a la nuclear se le suele considerar energía no renovable.

La diferencia entre recursos renovables y recursos limpios

Mucha gente confunde los recursos renovables con los recursos limpios, y lo cierto es que no son lo mismo.
Suelen ir de la mano, porque dos grandes energías renovables, por las que apostamos poderosamente en Enérgya-VM, también son limpias: la energía solar y la eólica.
Ninguna de las dos genera emisiones o residuos, pero eso no se puede decir de todos los recursos renovables. La biomasa (como la madera y otra materia orgánica) se quema para producir energía, y esa combustión no es 100% limpia. Algunos combustibles renovables generan menos residuos que los tradicionales, pero eso no los hace totalmente limpios.
Por eso es importante no confundir ambos términos. Recursos renovables son los que no se agotan o se pueden reponer de manera fácil y rápida, pero no necesariamente implica ser un recurso 100% ecológico.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso