Qué tipos de instalaciones eléctricas existen

Eficiencia energética

No todas las instalaciones eléctricas son iguales, ni las instalaciones eléctricas que tenemos en casa se parecen a las de grandes complejos industriales. Por eso,  en Enérgya-VM te enseñamos los diferentes tipos de instalaciones eléctricas, que se suelen clasificar según dos criterios:

  • Según la tensión eléctrica.
  • Según la función o el uso que se le da a la instalación eléctrica.

Tipos de instalaciones eléctricas según la tensión

La tensión es una medida de la diferencia de potencial eléctrico que hay entre dos puntos. A esta tensión eléctrica también se le denomina voltaje. Es por eso que se mide en voltios y que, según esta diferencia o voltaje, se dividen en:

  • Instalaciones de muy baja tensión.
  • Instalaciones de baja tensión.
  • Instalaciones de media tensión.
  • Instalaciones de muy alta tensión.

1. Instalaciones eléctricas de muy baja tensión

Estas instalaciones se caracterizan por un diferencial muy bajo, menos de 24 voltios en lugares con humedad y menos de 50 en lugares más secos, o que no conducen fácilmente la electricidad.
Son las instalaciones más seguras y, por eso, se suelen ubicar en sitios donde haya mucha conducción, como calderas, depósitos de metal, etc. De esa manera, se minimiza el riesgo de accidentes o mal funcionamiento.
La potencia de estos sistemas también suele ser baja, menor de 10 kW.

2. Instalaciones eléctricas de baja tensión

En este caso, la diferencia de potencial entre dos conductores es inferior a 1000 voltios, pero superior a 24 voltios.
Las instalaciones eléctricas que tenemos en casa son de baja tensión. También lo son las de pequeños negocios y, en general, cualquier instalación dedicada a un uso doméstico o industrial de pequeña dimensión.
Si se trata de corriente continua, y no alterna, se considera de baja tensión si la diferencia de potencial está por debajo de los 1500 voltios.

3. Instalaciones eléctricas de media tensión

Cuando la tensión eléctrica de una instalación supera los 1000 voltios, llegando hasta los 36000, se le suele denominar instalación eléctrica de media tensión.
¿Qué ocurre en España? Que en realidad se consideran, a todos los efectos, instalaciones de alta tensión (técnicamente, de 3ª categoría) con lo que, en realidad, ya estaríamos hablando de un gran diferencial y de alta tensión.
La definición de media tensión se suele usar más en otros países, que sí realizan esta diferenciación de una manera más estricta.

4. Instalaciones eléctricas de alta tensión

Son las instalaciones eléctricas de mayor potencia, en ellas el diferencial está por encima de 1000 voltios (1500 voltios si hablamos de corriente continua). Esta gran tensión tiene su origen en las plantas generadoras de la electricidad.
Como vemos, esta clasificación es más técnica, y requiere tener nociones de qué es el diferencial, cómo se mide… Por eso, las instalaciones eléctricas también se suelen clasificar según la función que tienen dentro de todo el proceso de generación y uso de la electricidad.
Vamos a ver cómo.
pared con circuitos eléctricos

Instalaciones eléctricas según la función que realizan

Comenzando por el principio del ciclo de vida de la energía eléctrica, tenemos:

1. Instalaciones eléctricas generadoras

Es decir, aquellas instalaciones encargadas de transformar una energía en electricidad. Ejemplos de este tipo son las instalaciones solares, que pueden transformar calor o luz en energía eléctrica, las hidráulicas que transforman mediante turbinas la fuerza de una corriente de agua o las térmicas, que queman combustible.
Son el principio de todo y, conectando con lo que hemos visto, esa tremenda cantidad de energía se transmite desde ahí a través de líneas de alta o muy alta tensión.

2. Instalaciones eléctricas de transporte de energía

Toda esa potencia generada debe ser llevada y transformada para ser utilizada donde se necesita. Este paso lo realizan las instalaciones eléctricas de transporte.
En nuestro país, Red Eléctrica Española gestiona esas instalaciones y garantiza el acceso a las mismas.

3. Instalaciones eléctricas de transformación

Este tipo de instalaciones recibe la energía de las instalaciones de transporte y modifica su tensión (la transforma). Pueden aumentarla o reducirla según la necesidad y el destino de la electricidad, para enviarla de nuevo a la red de transporte.
Como hemos visto, las tensiones más bajas son más seguras. Por eso, estas instalaciones tienen, en muchas ocasiones, la misión de reducir esa tensión para que la energía eléctrica sea utilizable sin riesgo en nuestros hogares, por ejemplo.

4. Instalaciones eléctricas de recepción

Que pueden ser, por ejemplo, las que encontramos en nuestros hogares, en empresas o en industrias. Tienen la misión de recibir esta electricidad y que sirva para el uso cotidiano que necesitamos.
Son el punto final de la una red de instalaciones que comienza en las de generación, circula por las de transporte y es modificada en diversos puntos, según las necesidades, por las instalaciones eléctricas de transformación.
Como vemos, las instalaciones eléctricas de diversos tipos juegan un papel fundamental. Gracias a ellas, cuando le damos al interruptor de la luz, la energía eléctrica llega, de manera segura y fiable, desde su origen hasta nosotros.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso