¿Son los enchufes solares una solución al autoconsumo?

Sin categorizar

Dentro de las soluciones de autoconsumo encontramos muchas opciones de todo tipo y tamaño. Entre ellas, hace unos años destacó un curioso gadget: el enchufe solar.

¿Qué es un enchufe solar y cómo funciona? ¿Es una solución al autoconsumo? ¿Se puede encontrar algún dispositivo de este tipo hoy día?

Te contamos todo lo que necesitas saber sobre este peculiar invento.

¿Qué es el enchufe solar?

Se trata de un enchufe parecido a cualquier otro que tengas por casa, excepto porque tiene una ventosa en la parte trasera que permite pegarlo a una ventana en la que dé el sol. De esta manera, el enchufe puede recolectar energía solar y convertirla en eléctrica.

Así, cuando conectas algo al enchufe que has pegado en la ventana, puedes cargar tu móvil o cualquier otro pequeño dispositivo.

En definitiva, se trata de un enchufe portátil con el que puedes conseguir energía estés donde estés siempre que haga sol.

¿Quién inventó el enchufe solar?

El enchufe solar fue diseñado por Kyuho Song y Boa Oh, allá por 2013. En 2014 se comercializó el primer prototipo con el nombre de Window socket (enchufe de ventana) y resultó un pequeño éxito.

Con él, podías llevar el enchufe a cualquier parte contigo (ya que es de reducido tamaño) y cargar tu teléfono o cualquier otro pequeño dispositivo adhiriendo el gadget a una ventana.

Sin embargo, el enchufe solar tuvo un abrupto final, como verás más adelante.

¿Cómo funciona el enchufe solar?

El sistema del enchufe solar es francamente ingenioso. 

Tras la ventosa de la parte de atrás, que servía para pegarlo al cristal de una ventana, había una pequeña placa fotovoltaica capaz de convertir la luz del sol en corriente eléctrica. El enchufe solar también disponía de una pequeña batería incorporada. De esta manera, si conectabas algo cuando estaba en la ventana, lo cargaba directamente, pero si no estaba pegado y expouesto al sol, también podías cargar tu móvil gracias a la energía almacenada en la batería.

Según sus creadores, el enchufe solar se podía cargar totalmente en unas 5 u 8 horas, dependiendo de la luz, y aguantar esa carga hasta unas 10 horas.

En una época donde los powerbanks no estaban tan extendidos como ahora y el interés por la energía fotovoltaica empezaba a despuntar, el enchufe solar supuso una pequeña gran innovación.

¿Cómo podría ayudar al autoconsumo un enchufe solar?

El enchufe solar es un buen invento para realizar autoconsumo en movilidad. Es decir, en cualquier lugar en el que puedas tener acceso a una ventana y a algo de sol. Así, si te vas de viaje, estás en un hotel, no tienes acceso a un enchufe normal o, simplemente, eres un convencido del autoconsumo y quieres realizarlo todo lo posible, un enchufe solar es un buen aliado.

De la misma manera, puedes usarlo incluso durante un viaje, pegándolo a la ventanilla del tren o del coche.

Aunque su potencia reducida hace que solo se pueda usar para pequeños aparatos electrónicos, lo cierto es que llevamos cada vez más gadgets encima: el móvil, la tablet, el smartwatch o la pulsera de actividad. 

¿Qué fue del enchufe solar?

Lo cierto es que, tras un lanzamiento que prometía, el enchufe solar fue cada vez más difícil de encontrar. Apenas unos meses después de su lanzamiento, se dejaron de fabricar

Sus creadores alegaron que el motivo era una serie de problemas técnicos, pero no especificaron cuáles exactamente. En teoría, el enchufe solar iba a ser rediseñado y volvería en forma de un dispositivo mejor y más útil.

Sin embargo, a día de hoy no hay una nueva versión del window socket y no se sabe nada más sobre él. Con mucha suerte, aún se puede encontrar alguno de segunda mano por Internet, pero lo cierto es que fue una buena idea que no tuvo un excesivo seguimiento.

Sin embargo, si estás interesado en este pequeño autoconsumo, útil y limpio, no tienes por qué renunciar a él.

¿Qué puedo usar como alternativa al enchufe solar?

Ya que es casi imposible encontrar un enchufe solar, puedes tener algo muy parecido si buscas baterías portátiles solares, también llamadas powerbanks solares.

Las baterías portátiles son cada vez más habituales en nuestras mochilas y bolsos, porque nos sacan de un apuro a la hora de cargar el teléfono u otros dispositivos cuando no tenemos un enchufe cerca. Pues bien, hay versiones de estas baterías portátiles que pueden usar la energía del sol para cargarse.

Aunque son más voluminosas que el enchufe solar, también tienen más potencia y son capaces de almacenar más energía, así que en la práctica resultan más útiles.

De esta manera, puedes hacer autoconsumo 100% limpio estés donde estés, aunque no te sea posible encontrar un enchufe solar.

Icono

¿Quieres ser cliente? Rápido y sencillo

Te llamamos sin compromiso