¿Son los vehículos eléctricos el futuro de la movilidad?

Compromiso con el planeta

La respuesta es sí. Y es que están claras 3 tendencias clave en dicha movilidad durante los próximos años. De hecho ya son importantes en el presente.

Estas tendencias son:

  1. Compartir el vehículo. Y, en general, la economía colaborativa de iniciativas como Bla Bla Car y similares, junto a alternativas como Uber, Cabify, Car2Go, Emov, Zity y Wible que facilitan la movilidad en las ciudades.
  2. Los vehículos autónomos. Es decir, que se conducen solos y están mejorando a pasos agigantados, prometiendo cambiar el uso del transporte tal y como lo conocemos.
  3. La electrificación de la movilidad. Que es lo que nos interesa en este caso. Las ventas de vehículos eléctricos se están disparando, con un 2018 en el que se vendió un 78% más de este tipo de vehículos respecto a un 2017 que ya presentaba una enorme tendencia al alza.

Sin embargo, la electrificación del transporte convivirá con otras alternativas. Por eso, te contamos cuáles son y el futuro del coche eléctrico.

Las cifras que corroboran que el futuro de la movilidad es el vehículo eléctrico

1. Los vehículos eléctricos crecen en ventas en todos los mercados

Si nos fijamos en los datos que hemos enlazado más arriba, vemos que hay dos países que llevan la delantera en cuanto a adopción imparable del vehículo eléctrico.

El líder es China, que representa más de un 54% de todas esas ventas y más de un 83% de aumento en la adopción del coche eléctrico.

Sin embargo, no solo China es el motor de este impulso. Estados Unidos también aumenta más de un 80% la adopción en 2018 y, en general, los vehículos eléctricos suben en todo el mundo una media del 45,5% en sus ventas respecto al año anterior.

La Unión Europea crece menos, casi un 26%, pero ese crecimiento es muy irregular por países.

Mientras que en España todavía no acaba de despegar la adopción de coches eléctricos (aunque sigue subiendo), los países nórdicos están a la cabeza y, en algunos, sus ventas han superado ya a las del coche tradicional.

2. El inesperado boom de otros tipos de vehículos eléctricos

Otra de las tendencias clave en movilidad está dentro de las ciudades. Hemos visto, en apenas unos meses, que han aparecido por todas partes nuevos vehículos eléctricos, como patinetes.

Y no solo ellos. Motos y bicicletas eléctricas, con servicios de alquiler de las mismas, o compradas por los usuarios, han comenzado a cambiar el paisaje de la movilidad en nuestras ciudades.

3. Los vehículos eléctricos en el sector de la logística y el transporte público

Por último, también es imparable la tendencia del uso de vehículos eléctricos en el transporte de mercancías y la logística en general. Impulsado por un cambio en la mentalidad de las empresas y los consumidores (dispuestos a pagar más por servicios de empresas respetuosas con el medio ambiente), las flotas de camiones y otros vehículos terrestres se están electrificando.

Esto también ocurre en el transporte de personas dentro de las ciudades, donde todos podemos ver cómo, desde el sector público se incentivan autobuses y medios eléctricos.

Sin embargo, aunque la electrificación es, claramente, el futuro de la movilidad, no es lo único que le va a dar forma.


Los vehículos eléctricos crecen en ventas en todos los mercados

Los medios de transporte alternativos que convivirán con los vehículos eléctricos

1. Los combustibles fósiles aún tendrán algo que decir

No solo seguiremos viendo vehículos tradicionales de gasolina o diesel en los próximos años sino que, algunos medios, como los aviones, seguirán usando necesariamente combustibles fósiles durante bastante tiempo.

Eso sí, a menos que haya algún avance tecnológico significativo.

2. Los vehículos híbridos

Aunque en las cifras ya citadas se ve otra tendencia, que es el adelantamiento de las ventas de coches eléctricos respecto a coches híbridos, estos aún seguirán jugando un papel. De hecho, continuarán siendo clave, sobre todo, en un momento de transición como el actual.

3. Los transportes públicos con combustibles alternativos

Autobuses de gas o biofuel, por ejemplo, seguirán circulando por nuestras ciudades, convivirán con vehículos eléctricos y, en general, supondrán una alternativa. Será pequeña en proporción, pero muy importante en su efecto cotidiano.

4. Otros vehículos de combustible alternativo

Desde coches de aire comprimido, hasta otros movidos por hidrógeno, estamos en un momento donde se está investigando muchísimo en medios de transporte.

Eso provoca avances rápidos en muchos sentidos y descubrimientos que pueden cambiarlo todo. Por ejemplo, la mejora en la tecnología de baterías en los últimos tiempos ha sido espectacular y ha movido la aguja de las ventas de vehículos eléctricos. Sin embargo, puede que otro descubrimiento, en un campo que no sea la electrificación, lo cambie todo.

Y es que vivimos momentos apasionantes. El futuro está aún por escribir, aunque de momento el de la movilidad es más limpio, más respetuoso y, sin duda, eléctrico.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso