Todo sobre el autoconsumo compartido para comunidades de vecinos

Compromiso con el planeta

Una de las novedades más importantes de la legislación del autoconsumo, aprobada en 2019, es que aparece la figura del autoconsumo compartido. Y uno de los ámbitos de aplicación más interesantes de esta modalidad son las comunidades de vecinos.

Gracias a esta opción, podemos mejorar la eficiencia energética de nuestras viviendas, proteger el medio ambiente y ahorrar en la factura eléctrica.

Por eso, te contamos todo lo que debes saber sobre esta modalidad de autoconsumo.

¿Qué es el autoconsumo compartido para comunidades de vecinos?

Es la posibilidad de que una instalación de autoconsumo eléctrico (que casi siempre será de energía solar) pueda ser instalada y utilizada por toda una comunidad de vecinos.

De esta manera, pueden aportar dinero entre todos los miembros para financiar esa instalación, recibir luego su energía cuando se ponga en marcha y aprovechar sus ventajas.

Al igual que las comunidades de vecinos pueden poseer y explotar en su beneficio otras cosas, como pueden ser zonas comunes o incluso alguna vivienda propiedad de la comunidad, ahora pueden hacer lo mismo con una instalación de autoconsumo.

El Real Decreto 244/2019, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica, marca un antes y un después, porque la figura del autoconsumo colectivo no estaba contemplada hasta entonces.

¿Por qué es tan importante el autoconsumo compartido para comunidades de vecinos?

Principalmente, porque es la opción que puede permitir el acceso al autoconsumo eléctrico a la mayor parte de la gente. Esto no implica solamente que muchos se puedan iniciar por fin en la generación de electricidad propia, también supondría un enorme avance en la adopción de energías limpias.

La gran mayoría de la población vive en pisos ubicados en núcleos urbanos, con lo que se abre la puerta del autoconsumo a esos habitantes. Además, quienes viven en un piso no suelen tener el espacio para ubicar la instalación. Gracias al autoconsumo compartido para comunidades de vecinos se pueden usar las zonas comunes, como las terrazas o el tejado de la finca.

Del mismo modo, aportando dinero entre todos, es más fácil financiar el coste de la instalación y recuperar antes la inversión, gracias al ahorro en la factura.

En definitiva, el motivo más importante del autoconsumo compartido es que se derriba una importante barrera de entrada.

¿Puede el autoconsumo compartido en comunidades de vecinos beneficiarse de la bonificación en la factura eléctrica?

Sí. Para ello existe la figura del autoconsumo colectivo con excedentes acogidos a compensación. Esto significa que, cuando la instalación genera más energía de la que utiliza la comunidad de vecinos, se vuelca a la red, recibiendo una bonificación en la factura eléctrica.

¿Qué ocurre si en mi comunidad de vecinos no podemos poner una instalación de autoconsumo compartido?

Es posible que, por falta de sitio, mala ubicación respecto al sol u otros motivos, nuestra comunidad de vecinos no pueda realizar una instalación adecuada. En ese caso, existe la posibilidad de asociarse con otra comunidad de vecinos cercana que tenga mejores condiciones.

La legislación da la posibilidad de que la instalación no esté, necesariamente, en la propiedad de la comunidad, sino en otra que se encuentre próxima.

En ese caso, ambas comunidades pueden emprender una inversión conjunta, ubicar la instalación en el terreno de una de ellas y extender el cableado para llevar la energía también hasta la otra.

¿Qué debo hacer si quiero que mi comunidad instale un sistema de autoconsumo compartido?

Cada comunidad de vecinos tiene sus estatutos y normas, que habrá que cumplir. Pero el procedimiento común es que la comunidad apruebe dicha instalación, así que tendrás que ir a tu administrador de fincas, proponer una reunión y que la propuesta sea aprobada por la comunidad.

Eso va a implicar que se realice un proyecto personalizado de instalación, que permitirá saber qué inversión de dinero corresponde hacer a cada vecino, además de que conoceréis aproximadamente cuándo se recuperará dicha inversión y los posibles ahorros.

¿Puede el autoconsumo compartido para comunidades de vecinos beneficiarse de subvenciones y bonificaciones?

En principio sí. Actualmente, las comunidades autónomas y los ayuntamientos de muchas ciudades están concediendo subvenciones o bonificaciones al autoconsumo.

Debido a que esta clase de incentivos varían mucho según donde esté ubicada la comunidad, es importante informarse bien y considerarlo a la hora de calcular el proyecto.

Como vemos, el autoconsumo compartido para comunidades de vecinos es una oportunidad muy interesante para que la mayoría de la población se inicie en esta modalidad.

Con las ventajas de que puede suponer menor inversión, tener más rentabilidad, poder usar las zonas comunes de la finca e incluso beneficiarse de alguna subvención, sin duda es el mejor momento. Ahorraremos en la factura y nuestro planeta lo agradecerá.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso