Vuelta al cole: ¿Qué es más sostenible, el uso de tablets o los libros de texto?

Compromiso con el planeta

La vuelta al cole está a la vuelta de la esquina, y una de las preguntas más interesantes, desde el punto de vista ecológico, es esta: ¿Qué es más sostenible, usar tablets o libros de texto?

Desde el punto de vista de la conservación del medio ambiente, tanto una opción como la otra tienen ventajas e inconvenientes. Por eso, es una pregunta compleja que, como siempre, te respondemos con datos objetivos.

Eso sí, te adelantamos que el debate entre tablets y libros de texto no tiene una respuesta sencilla, pero podrás tomar una mejor decisión en esta vuelta al colegio.

Las ventajas y desventajas ambientales de los libros de texto

Quienes apuestan por los libros de texto tradicionales como la opción sostenible, alegan que tienen las siguiente ventajas:

  • Los materiales de un libro de texto se pueden reciclar. De hecho, el papel es un material con un potencial de reciclaje total.
  • Los nuevos libros de texto pueden ser realizados con ese papel reciclado, lo que reduce su huella de carbono y los desperdicios.
  • Los libros no tienden a ser un desecho. Se suelen conservar e incluso reaprovechar para que otros niños aprendan con esos mismos libros de texto.

Por otro lado, quienes abogan por digitalizar el aprendizaje, señalan las siguientes desventajas:

  • A pesar del reciclaje, el papel de los libros de texto nuevos requiere celulosa. Esta se saca de los árboles y, por tanto, es necesario talar para crear dicho papel.
  • Los libros de texto ocupan más espacio, generan más desperdicio y, aunque el papel sea 100% reciclable, lo cierto es que no se recicla el 100% del mismo. Eso crea un volumen final de desechos que puede ser mayor.

¿Son ciertas estas críticas a los libros de texto?

Según algunos datos, la industria del papel es sostenible. Los árboles son un recurso renovable, la industria papelera suele planificar la repoblación y la explotación ecológica de los bosques que utiliza y replanta.

De hecho, el 71% del papel y material que adquiere la industria europea está certificado como sostenible. De la misma manera, el 91% de la producción se ciñe a los estándares de sostenibilidad ISO 14001 y EMAS.

Eso implicaría que la producción de libros de texto, al menos en Europa y otras zonas con legislación ambiental desarrollada, sería sostenible en su mayoría.

Las ventajas y desventajas ambientales de las tablets

Los proponentes de cambiar libros de texto por tablets tienen claras las ventajas ecológicas:

  • Menos espacio y desperdicio, pues una tablet puede contener, virtualmente, miles de libros de texto.
  • No se necesita talar árboles para crear tablets.

 Los que no lo ven tan claro, alegan estas desventajas medioambientales:

  • La fabricación de una tablet genera una huella de carbono mucho mayor que la de un libro (en breve veremos los datos concretos).
  • El reciclaje de las tablets es mucho menor, generando más desperdicio y siendo más contaminante.
  • No se talan árboles en la fabricación de tabletas, pero se necesitan tierras raras y otros componentes, que muchas veces se extraen de países en desarrollo de maneras poco éticas.
  • Las tablets consumen energía, mientras que los libros, no.

¿Son ciertas estas críticas medioambientales a las tablets?

Como en el caso de los libros de texto, parte de las críticas se pueden matizar. El tema de la huella de carbono es tan complejo que lo vamos a ver más adelante.

Y mientras que el desperdicio tecnológico y las tierras raras pueden ser un problema, el consumo energético real de una tablet es pequeño.

La huella de carbono que produce una tablet

La huella de carbono de algo incluye las emisiones de materiales, fabricación, distribución y reciclaje de ese producto. Obviamente, no todos los procesos de fabricación de tablets son iguales, así que el resultado es variable.

Los iPads (las tablets más populares) en su versión ideal para la escuela, están sobre los 98 kgs de CO2 de huella por producto según el informe ambiental de la propia Apple.

Sin embargo, otras tablets tienen huellas de entre 135 – 186 kgs de CO2. De hecho, la mayoría de tablets tienen una huella de unos 150 kgs, considerando que son «respetuosas».

La huella de carbono que produce un libro de texto

Esta es mucho menor, apenas unos 7,5 kgs de CO2. Esto significa que una tablet contaminaría lo mismo que unos 20 o 30 libros… Pero en realidad hay que ir un paso más allá en los cálculos.

¿Cuál es la respuesta definitiva?

La Universidad Americana de Oriente Medio en Kuwait se propuso analizar el impacto ambiental de las tablets en la educación superior. Y sus datos resultaron muy interesantes.

Las principales conclusiones fueron:

  • Que el uso de tablets en educación es más sostenible que el de ordenadores portátiles, ya que estos tienen una huella de carbono superior.
  • Que, a pesar de eso, la mayoría de tablets no eran más sostenibles que usar papel.

Para esa conclusión calcularon el ahorro de papel que producía el uso de tablets (no solo en libros de texto, sino en general). A partir de ahí, calcularon la media de huella de carbono de tablets y cuánto tiempo debían durar para que el ahorro de papel compensara.

Ese tiempo era de 6 años, 9 meses y 15 días de uso. Pero los ciclos de vida y duración de una tablet son de 5 y 4 años respectivamente. De ese modo, no compensa digitalizar.

También calcularon que las tablets debían bajar su huella de carbono a unos 112 kgs de CO2 para ser igual de sostenibles. Eso implica que, en caso de elegir tablets, deberíamos inclinarnos por las que están por debajo de esa cifra y son más duraderas.

En definitiva, la respuesta a qué es más sostenible, si libros de texto o tablets es compleja. Sin embargo, podríamos decir que, hasta que se mejore la fabricación y reciclaje de tablets, los libros de texto siguen ganando desde el punto de vista ambiental según los datos. Aunque eso sí, hay tablets mucho más ecológicas que otras.

Icono

¿Tienes dudas? ¿Necesitas asesoramiento?

Te llamamos sin compromiso